Blog

Absuelto por negarse a llevar mascarilla mostrando una autodeclaración de salud

El titular del Juzgado de lo Penal número 4 de Pamplona ha absuelto a un hombre detenido en Pamplona por negarse reiteradamente a ponerse mascarilla.

Considera probado que llevaba consigo una autodeclaración responsable que le eximía de ello por motivos de salud.

En la sentencia el magistrado explica que la orden foral que obliga a ponerse la mascarilla contiene una serie de excepciones.

Una de ellas la alegada por el procesado por “padecimientos médicos”, según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Navarra.

El juez rechaza, por tanto, la existencia de un delito continuado de desobediencia.

Y señala que “en ningún caso el cumplimiento de la norma puede llevar a que se le imponga una pena privativa de libertad”.

“O conlleve una condena por aprovechar una posibilidad que le otorga la normativa administrativa para hacer uso de su derecho”.

El magistrado acuerda, una vez sea firme esta resolución, remitir las actuaciones a la Policía Nacional.

Esto por si los hechos cometidos por el procesado pudieran ser constitutivos de una infracción administrativa.

En el juicio el fiscal solicitó para el procesado una pena de un año de prisión por un delito continuado de desobediencia y resistencia.

La defensa, por su parte, reclamó la absolución.

Sobre las 17.45 horas del pasado 17 de octubre, el acusado se encontraba junto con otras personas en la plaza del Castillo de Pamplona.

Participaba en una concentración de carácter “negacionista” respecto de la pandemia de la Covid-19.

En la protesta, además de exhibir carteles alusivos, los asistentes gritaban consignas del tipo “el virus se cura con abrazos”, “la mejor vacuna, los abrazos”.

Como quiera que se encontraba en la vía pública sin mascarilla, se le requirió “en repetidas ocasiones” por la Policía para que se la pusiera.

“A lo que el acusado se negó en todo momento”.

Dada su reiterada negativa a colocarse la mascarilla e identificarse correctamente, los agentes procedieron a su detención.

Al día siguiente, 18 de octubre, se le condujo al juzgado de guardia de Pamplona.

Allí persistió en su negativa a ponerse la mascarilla pese a que la letrada de la Administración de Justicia le requirió en varias ocasiones.

La letrada, según consta en la sentencia, le advirtió de que su negativa podría depararle responsabilidades penales.

El encausado adujo para no ponerse una mascarilla que estaba exento de esta obligación por sus “padecimientos médicos”.

Mostrando a tal efecto una autodeclaración responsable prevista en la normativa foral.

En la sentencia, el magistrado no entra a valorar la nulidad de actuaciones solicitada en primer lugar por la defensa por no haber sido escuchado su cliente en la fase de instrucción como investigado y por no haber sido tramitada su solicitud de habeas corpus.

Considera que es en la jurisdicción contencioso-administrativa “donde se tiene que ventilar el asunto”.

Esto en el caso de que se le imponga la sanción correspondiente por no portar mascarilla y que la misma sea recurrida por el denunciado.

Sobre la ausencia del delito de desobediencia, el juez transcribe en la sentencia la citada orden foral.

Esta exceptúa la obligatoriedad de la mascarilla en determinados supuestos y que contiene un anexo con una declaración responsable que debe ser firmada por el interesado.

En este sentido, el magistrado apunta que quien firma una declaración de este tipo se hace responsable de la inexactitud de los datos consignados.

Esto puede conllevar desde la desestimación del recurso contencioso-administrativo contra la sanción hasta la imputación de un delito de falsedad en documento privado si hiciera constar elementos falsos en la declaración y, más aún, si se falsificara un informe médico.

“Podemos pensar que el acusado es una persona egoísta a insolidaria con sus semejantes por no hacer uso de un sistema de protección no solo para él, sino especialmente para terceras personas más vulnerables que pueden verse infectadas por su acción”, reflexiona el juez.

Sin embargo reitera que su responsabilidad debe ventilarse en un procedimiento administrativo.

“En este, el acusado, ciertamente de forma inexplicable se ha negado de forma tajante a cumplir una Orden Foral alegando una de las causas de exención previstas en dicha orden”.

“Razón por la cual la sentencia por desobediencia debe ser absolutoria”, recalca el magistrado.

ASESÓRATE EN: http://www.isbylex.com

ÓYENOS EN: http://www.eliteradiovision.com

ÍGUENOS EN NUESTRO CANAL DE YOUTUBE:

TE LLAMAMOS

900 37 70 88

Rellena el formulario y te llamamos de inmediato: